Calle Progreso, antigua Lepanto en Ourense

En el número 11 de la calle Lepanto de Ourense, Francisco de las Cuevas y Cabo eligió un local para abrir un pequeño negocio familiar de alimentación. Con el paso del tiempo, ese ultramarinos prosperó y se mudó a la actual calle del Progreso donde se convirtió en el germen del Grupo Cuevas que conocemos hoy.

Francisco de las Cuevas fue un comerciante castellano que acostumbraba a viajar a Vigo todos los años en su carro para comprar aceite. El camino de regreso lo aprovechaba para hacer las consabidas paradas para vender el producto y pernoctar. Tal era su éxito, que solía quedarse sin aceite para vender cuando llegaba a Ourense. Esto lo llevó a tomar la decisión de asentarse en la ciudad y crear ese pequeño ultramarinos.